En este articulo queremos hacer hincapié en algunas de las cualidades que debería tener todo artista marcial, no siguen un orden, dado que desde la opinión de un servidor, todas tienen la misma importancia.

-Amar el arte marcial: Con amarlo no me refiero solo a disfrutar con su practica. Un buen artista marcial nunca se aburre, cuando no esta concentrado en otras tareas y no puede practicarlo, estará pensando y recreando en su imaginación todo lo aprendido e intentando crear nuevas variantes. A este proceso se le llama interiorizar, y cuando se consigue con éxito, se nota.

-Respeto: Esto no se reduce solo al protocolo dentro de un tatami, el respeto a los compañeros, al maestro y a la escuela debe estar siempre presente. Uno debe pensar que allá donde vaya, es un representante de su escuela y debe honrarla.

-Humildad: El objetivo de todo artista marcial es el aprendizaje, y esto requiere de una actitud humilde y abierta para aceptar las criticas que recibiremos, puesto estas son las que nos hacen aprender de nuestros errores y mejorar.

-Lealtad y confianza: Leal y digno de confianza, sobre esto no hay más que añadir, pero también se refiere en la confianza en uno mismo y sus posibilidades, siempre se debe ser consciente de estas y actuar en consecuencia.

-Voluntad, perseverancia, paciencia y valor: Las artes marciales siguen un proceso, y este lleva un tiempo, si bien este depende de cada uno, no debemos olvidar nunca estas premisas para afrontar los retos que se nos presenten.

Conciencia de grupo: Cuando se realiza una serie de avances, gracias a la perseverancia y al trabajo, se puede pensar que has sido solo tu el que lo ha logrado, siendo el merito unicamente tuyo, y esto es un error. Sin menospreciar el trabajo personal de cada uno, un verdadero artista marcial, será capaz de ver más allá del ego y comprender, que sin su maestro, sus compañeros y los conocimientos que haya podido adquirir por otras vías, no hubiera llegado donde esta.

-Equilibrio: Todas las artes marciales se practican con el cuerpo, la mente, el corazón y el alma; solo cuando se pone todo lo posible de cada uno y en un perfecto equilibrio se puede decir que realmente estamos practicando un arte marcial. Algunos llaman a este estado iluminación, para mi, no hay una nomenclatura más acertada.

El Kenpo Karate es de todos y cada uno de los practicantes que lo compartimos, tenemos una responsabilidad impuesta por su fundador, mantener vivo, dinámico, adaptable y hacer crecer el Kenpo junto con nosotros. Como el propio creador nos dice: “No preguntes lo que Kenpo puede hacer por ti, sino que puedes hacer tu por el Kenpo…” Ed. Parker.
Todos, debemos tener el suficiente valor de intercambiar conocimientos, sin arrebatos de grandeza y sabiamente con los demás. Eso es lo que engrandece realmente al Kenpo.

“Sin honor no existe el artista marcial, solo un matón.”

¿Creéis que falta algún punto o cualidad?
Desde KenpoMalaga.com animamos y agradecemos la colaboración. Escribir vuestra propuesta u opinión en la caja de comentarios y se estudiara incluirlo en el articulo.

Muchas gracias.